El Agente. Introducción

La teoría de agencia (Jensen, 2005) centra su análisis en los costos que se producen por los esfuerzos de cooperación entre Principal y Agente, los que tienden a perseguir diferentes objetivos, bajo el supuesto de una aversión al riesgo (Eisenhardt, 1989). Sin embargo, Eisenhardt pone como contexto la sobrevaloración del patrimonio bursátil y cómo el mercado de capitales estimula a los directivos de empresa a actuar impulsado por sus intereses personales por sobre los de los accionistas, lo que ha llevado, a su juicio, a las crisis bursátiles de las grandes empresas. También los costos de agencia son un derivado del free cash flow. La teoría de agencia ve al agente como un oportunista generando pérdidas residuales a través de los perquisites (PEKS) o compensaciones no pecuniarias que toman de la firma como beneficio propio. (Monteserín y Chiappori, 2004).

La teoría de los mercados perfectos no presenta este tipo de anomalías, es por esta razón que se piensa que el mercado sólo es eficiente en ausencia de costos de transacción, es decir, los modelos neoclásicos solamente funcionan en ausencia de fricciones en los mercados (Oriol, 2007). Williamson (1975, 1985) analizó a las organizaciones como medio para minimizar los costos de transacción de los costos de supervisar y garantizar el cumplimiento de los acuerdos[1]. Por otro lado Smith y Ross (1986) indica que en la medida que el principal no pueda observar el desarrollo de las actuaciones del agente, entonces tendrá que establecer en el contrato compensaciones que estimule al agente al logro de los objetivos[2].

De este modo, siguiendo la línea de investigación de Oriol (2007), se evitarían las fricciones y los costos de transacción mediante un contrato que equilibre los riesgos entre el principal y el agente. Sin embargo, desde otra perspectiva, parece ser que los perquisites son más fácil de alcanzar en la medida que el principal no puede ver el accionar del agente, en este sentido, las empresas que están en constante cambio o en crecimiento, o bien, en mercados de alto dinamismo pareciera ser un escenario más adecuado para dichas fricciones, es decir, empresas con características adhocráticas, la cual hace énfasis en las personas (Teoría de las Relaciones Humanas); en cambio, empresas de carácter burocrático, la cual enfatiza la confianza en las reglas y procedimientos (Teoría Clásica) serían menos propensas a dichos desequilibrios compensatorios, pues, existe mayor control y racionalidad en los procesos administrativos y de gestión corporativa (Burns y Stalker, 1961). Por tanto, la teoría de agencia podría considerarse una relación entre la incertidumbre del entorno y el tipo de organización (Teoría de Contingencia Estructural). Los costos de agencia se presentan en aquellas organizaciones o áreas funcionales que tienen una relación con el entorno de manera intensa, sobre todo cuando es desregulado (Jensen, 2005).

Anímate y deja tu comentario al final de este documento.

[1] Dice textual: “La obra de Williamson, junto a la de Milgrom y Roberts (1991), entre otras, llevó a una teoría de la agencia que ayudaba a entender los incentivos que las organizaciones daban a los trabajadores. La unidad de análisis de la teoría de la agencia y de los costos de transacción es el contrato entre principal (que ostenta el poder o la propiedad del bien) y el agente (designado por el principal para realizar la acción o acciones de su interés). Como cada parte tiene información distinta, existe asimetrías que dan lugar a ineficiencias de intercambio económico” (p.134).

[2] Dice textual: “El problema típico analizado en la literatura acerca de la relación: principal-agente, está centrada en un director neutral al riesgo tratando de inducir a un agente averso al riesgo para que tome las medidas que tomaría el director. Si el director puede observar las acciones del agente, el contrato es óptimo, y le paga al agente un salario fijo y se le sancione si toma acciones disfuncionales. […]. Si el principal no puede observar las acciones del agente, el contrato es óptimo, donde le da al agente una participación en el resultado de sus acciones. El incentivo que el contrato le da al agente para que realice esfuerzos tendientes a lograr compensaciones target fijadas por el principal, asociado a un mayor riesgo” (p.9).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: